martes, 3 de junio de 2008

VIH/SIDA: millones sin tratamiento


Millones de personas con el VIH-SIDA en los países pobres siguen sin acceso a los medicamentos que potencialmente pueden salvar vidas.


Ha habido "una mejora significativa" en la disponibilidad de pruebas de detección del VIH.

Un estudio internacional encontró que sólo el 31% de las personas en países de renta media y baja que necesitan tratamiento, tuvieron acceso a la terapia antirretroviral (TAR) en 2007.

El informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de Naciones Unidas contra el VIH/SIDA (ONUSIDA) y la UNICEF señala, sin embargo, que unas 950.000 personas adicionales recibieron medicinas el año anterior en esos países.

Las organizaciones admiten que tienen dos años de retraso en su meta de acceso de la población a esas medicinas.

La OMS y el ONUSIDA esperaban tener a tres millones de personas en tratamiento antirretroviral para finales de 2005.

Retraso

Pero a finales de 2007, el número total aún no había llegado esa cifra, dejando un estimado de 6,7 millones de personas sin acceso a los medicamentos.

El informe señala que a finales de 2007 un estimado de 33,2 millones de personas en todo el mundo vivían con el VIH.


En los países pobres aumenta la demanda por medicinas y tratamientos contra el VIH/SIDA.

Pero la mayoría de las personas infectadas desconocen que son portadoras del virus. Encuestas llevadas a cabo en 12 países con un alto nivel de infección, encontraron que en promedio sólo el 20% de las personas eran conscientes de su situación.

De cualquier manera, el documento señala que ha habido una mejora significativa en la disponibilidad de pruebas de detección del VIH, y en los servicios de asesoramiento.

El estudio concluye que la culpa de que la población no tenga acceso más amplio a las medicinas antirretrovirales recae sobre los sistemas sanitarios de los países más afectados, a la falta de personal capacitado y sostenible, y de financiación a largo plazo.

Ignorancia

Otro factor es la "fuga de cerebros" de trabajadores calificados de la salud hacia otras ocupaciones y hacia otros países.

El informe también afirma que los países requieren sistemas de vigilancia para realizar el seguimiento del progreso y el impacto de los programas sobre el VIH.


Siguiendo la terapia antirretroviral se puede erradicar el riesgo de contagio al bebé.
Un aspecto positivo es que ha habido zonas donde se han hecho progresos, tales como la mejora del acceso al tratamiento a las embarazadas para evitar que le transmitan el virus a su hijo.

En total, 500.000 embarazadas recibieron los antirretrovirales en 2007, comparadas con 350.000 en el 2006.

La circuncisión masculina, que puede reducir el riesgo de transmisión del VIH durante el acto sexual, es también promovido en la actualidad en las regiones afectadas del África subsahariana.

Uno de los países de esa zona, Nigeria, aunque para niveles subsaharianos tiene una relativamente baja prevalencia del VIH, se ubica como tercero a nivel mundial en incidencia del virus debido al volumen de su población, informa el corresponsal de la BBC en Lagos Alex Last.

Sólo superado a nivel mundial por India y Sudáfrica, Nigeria cuenta con unos cuatro millones de afectados por el VIH/SIDA.

Last explica que el suministro de los antirretrovirales se ha incrementado notablemente; sin embargo, todavía sólo una de cada cinco personas que los necesitan tienen acceso a ellos.

Desfase

El departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, entratanto, anunció que destinará US$12.000 millones en la mejora de sistemas y servicios de salud en los países pobres hasta el año 2015, con el VIH como una de sus prioridades.


Anualmente cerca de dos millones y medio de personas resultan infectadas con el VIH/SIDA.
Jane Dreaper, especialista en temas de salud de la BBC, informa que un ejemplo de esta colaboración, en el caso de Nigeria, es el aporte por parte del Reino Unido del equivalente a US$60 millones para suministrar preservativos.

El ministro británico para el Desarrollo Internacional, Douglas Alexander, dijo que la asistencia de su país "significa más médicos y enfermeras, mejores equipos e instalaciones, y más pacientes que podrán acceder a la atención, prevención y tratamiento del VIH, que tanto necesitan", dijo

Aunque en los últimos tres años ha mejorado el acceso a antirretrovirales, al mismo tiempo ha aumentado la demanda, con lo que se percibe un creciente desfase entre las necesidades de millones de personas y la capacidad del mundo para atenderlas.

Anualmente cerca de dos millones y medio de personas resultan infectadas, y otro millón comienza tratamiento.

Según el director del Programa de SIDA de la OMS, Kevin de Cock, es necesario actuar en prevención, tratamiento y atención sanitaria para solucionar este desequilibrio.

Una cosa es clara: a 27 años de la identificación del virus, el SIDA sigue siendo uno de los grandes problemas de salud mundial.